Teoría de los 3 gunas – Ayurveda

El Ayurveda o “ciencia de la vida”, nació en India hace más de 5000 años. Su objetivo es lograr el equilibrio entre el cuerpo, la mente y el espíritu. 

El Ayurveda nos enseña que todo en el universo está impregnado por 3 gunas o características y que lo parecido incrementa lo parecido, teniendo en cuenta esto, podemos entender como los alimentos, influyen en nuestro estado mental, emocional y físico.

Según sus cualidades, la actividad mental puede ser clasificada como sátvica, rajásica o tamásica:

Sattvas está relacionado con la realidad, la esencia, la consciencia, la pureza y la claridad de percepción. Une la cabeza con el corazón, los pensamientos con las emociones. Son personas amorosas, compasivas, con inquietudes espirituales. Los alimentos sátvicos son los que dan más energía y nos ayudan a tener la mente clara y centrada: vegetales y frutas frescas, granos y legumbres, leche y yogur orgánico, leche materna, semillas, nueces, aceites de prensión en frío, azúcar integral o mascabo, miel, hierbas y especias frescas.

Todos los movimientos y acciones se deben a rajas quien promueve la búsqueda de los placeres sensoriales y se vincula con el esfuerzo y la falta de descanso. Es lo que nos lleva a poner atención en el mundo externo y a buscar la felicidad fuera de nosotros. Son personas con tendencia a querer controlar a los demás  y en constante búsqueda de poder. Los alimentos rajásicos estimulan el fuego, la pasión y la agresión: Alimentos fermentados, ajo, pimienta en exceso, huevo, quesos, azúcar refinada, edulcorantes artificiales, cítricos, palta, aceitunas.

Tamas se relaciona con la confusión y la inercia, adormecimiento, el apego material y en las relaciones. Está ligado a la oscuridad, la falta de actividad mental, el miedo. Los alimentos tamásicos generan sueño, pesadez, depresión: comidas rápidas, congeladas, fritas, enlatadas, cocidas en microondas, procesadas, recalentadas, quemadas. Cebolla, conservantes químicos. Alcohol, drogas, carnes, embutidos.

Este es un pequeño resumen, hay muchísimo más!! Pero recuerden que cualquier paso o cambio para alimentarnos mejor, por más pequeño que sea, sirve muchísimo. Un pequeño cambio de hábito, puede ser un gran cambio en nuestra salud. Recordemos ir de a poco, respetando los tiempos de cada uno. Cuando hay sufrimiento, restricción o represión, no sirve. La energía tiene que fluir. Y para conseguir que la energía fluya en nosotros, primero tenemos que salir de patrones mentales rígidos. Cambiar la forma de ver las cosas. Abrirnos a nuevas experiencias.

Te invito a probar!

Lic. Maria Laura Ubalton
Nutricionista MP. 3180 MN. 8098

Dejanos tus Comentarios